Diario de un estudiante

07.45 a .m. – Suena el despertador
09.45 a .m. – Pablo se despierta vestido, desayunado y duchado en la biblioteca sin tener muy claro cómo ha llegado hasta alli.
09.46 a .m. – Pablo se quita una legaña
09.47 a .m. – Pablo se quita otra legaña
09.48 a .m. – Otra legaña.
10.00 a .m. – Pablo saca los apuntes, el discman y se pone a mirar al infinito
10.30 a .m. – Un pivón de escandalo se cruza entre Pablo y el infinito
10.31 a .m. – Erección
10.32 a .m. – Pablo posa la vista sobre los apuntes y comprueba que están en Arameo.
10.33 a .m. – Pablo busca un diccionario de Arameo.
10.34 a .m. – Pablo descubre un dicionario Arameo – Binario.
10.36 a .m. – Pablo recibe un curso intensivo de binario.
11.00 a .m. – Pablo descubre al intentar traducir los apuntes que están en español.
11.01 a .m. – Pablo maldice al Jebi por tener esa letra de mierda.
11.02 a .m. – Pablo anota en el dorso de la mano “Cortar manos Jebi la proxima vez que le vea”
11.03 a .m. – Pablo vuelve a posar su mirada en el infinito
11.35 a .m. – Pivón.
11.36 a .m. – Erección
11.45 a .m. – Pivón
11.46 a .m. – Erección.
11.47 a .m. – Pablo se plantea bajar a los baños y arreglar sus problemas de atención mediante el onanismo o cambiar de sitio y ponerse de cara a la pared.
11.50 a .m. – Descanso para un cigarro
13:50 p.m. – Vuelta a la biblioteca tras 27 cigarrillos y un cáncer de pulmón.
13:51 p.m. – Pablo mira los apuntes y descifra la primera línea
13:52 p.m. – Descanso para comer
15:45 p.m. – Regreso al estudio
15:56 p.m. – El infinito intenta acaparar la atención de Pablo. Para evitarlo, Pablo hace garabatos en un hoja.
16:00 p.m. – Etapa rosa de Pablo.
16:30 p.m. – Etapa azul de Pablo
17:00 p.m. – Etapa cubista. Pablo anuncia su retirada del mundo de la pintura.
17.01 p.m. – Pablo vuelve a mirar los apuntes
17.02 p.m. – Pablo se rasca la cabeza
17.03 p.m. – Pablo descubre que se ha equivocado de apuntes.
17.10 p.m. – Intento de suicido frustrado de Pablo: los folios no cortan lo suficiente.
17.15 p.m. – La malvada inopia secuestra a Pablo.
17.30 p.m. – Pablo visita Babia
17:45 p.m. – Pablo visita las Nubes
18:00 p.m. – Pablo visita La Parra
18:20 p.m. – Pablo fija la vista sobre los nuevos apuntes
18:30 p.m. – Erección injustificada. Pablo conversa con sus genitales: “¿qué as visto tú que no he visto yo?
18:31 p.m. – Descanso para un cigarro.
21:00 p.m. – Vuelta a los estudios tras tres cervezas, un pacharán y 45 cigarros. Enfisema pulmonar.
21:01 p.m. – Pablo mira los apuntes
21:02 p.m. – Pablo se rasca la cabeza otra vez.
21:03 p.m. – Pablo descubre que se ha vuelto a equivocar de apuntes
21:07 p.m. – Nuevo intento de suicido frustrado: la cabeza no cabe en la taza del water.
21:10 p.m. – Pablo escapa de la inopia, del infinito y de un grupo de ninfómanas empeñadas en provocarle continuas erecciones.
21:45 p.m. – Pablo lee y asimila tras un arduo esfuerzo las quince primeras paginas del temario.
21:46 p.m. – Pablo descubre una nota a pie de pagina: “Las 15 primeras paginas no entran a examen”
21:47 p.m. – Tercer intento frustrado de suicidio: tras envolverse en apuntes, Pablo descubre que el mechero no enciende.
21:50 p.m. – Pausa para un cigarro
22:30 p.m. – Retorno a los estudios
22:31 p.m. – Pausa para otro cigarro
23:00 p.m. – Vuelta a los estudios
23:01 p.m. – Reflexión: “me quedan exactamente dos horas de estudio”
23:02 p.m. – Ataque de angustia existencial.
23:30 p.m. – Pablo se hace a la idea de estudiar seriamente la hora y media que queda.
23:31 p.m. – El sujeto frente a Pablo, futuro ingeniero de telecomunicaciones, empieza a roncar.
23:45 p.m. – Pablo se deshace del cadáver de un exfuturo ingeniero de telecomunicaciones.
23:46 p.m. – Descanso para coger algo de comida basura de la maquina de la entrada
23:55 p.m. – Descubrimiento de que el sándwich de cangrejo llevaba caducado un cuatrimestre
23:56 p.m. – Pausa para vomitar
00:00 a.m. – Retorno a los estudios. Propósito firme de estudiar la última hora que queda.
00:01 a.m. – Suena el móvil. Pablo maldice.
00:02 a.m. – Pablo escapa de las manos de el resto de los estudiantes que pretenden lapidarlo con pesados volúmenes de ingeniería.
00:03 a.m. – Pablo coge el móvil. Pablo cuelga al escuchar: “¿Qué, estas estudiando mucho?”.
00:04 a.m. – Pablo tira el móvil a la papelera.
00:05 a.m. – Pablo posa su mirada sobre los apuntes.
00:45 a.m. – Pablo se despierta con los apuntes pegados a la cara.
00:46 a.m. – Pablo vuelve a mirar los apuntes
00:55 a.m. – Pablo se despierta con los apuntes pegados de nuevo a la mejilla mientras suena por megafonía “La biblioteca cerrara sus puertas en cinco minutos”
00:56 a.m. – Pablo mira los apuntes
00:57 a.m. – Pablo se rasca la cabeza
00:58 a.m. – Pablo descubre que se ha equivocado por tercera vez de apuntes.
00:59 a.m. – Ingestión de media tonelada de apuntes fotocopiados: les falta sal.
01:00 a.m. – Pablo abandona la biblioteca satisfecho por su completo aprovechamiento de las horas allí pasadas.
01.01 a .m. – Pablo enciende un cigarrillo.
01:02 a.m. – Pablo se lanza bajo las ruedas de un camión de 18 ruedas.

This entry was posted in Blog, Cachondeo. Bookmark the permalink.

6 Responses to Diario de un estudiante

  1. show says:

    Es lo que nos suele pasar a todos, la próxima vez iré donde vives tu que aquí no frecuentan los camiones de 18 ruedas.

  2. Pingback: Antonio Rull | blog personal

  3. _Del.Real. says:

    Excelente, eso sucede (aunque la biblioteca de mi univ es 24/7). ¿qué es un pivote? ¿son sexys?

  4. Raúl says:

    Ja ja.. muy bueno el diario, es parecido a lo que hago pero sin el último paso.

    No puedo evitar ponerlo en mi blog ;)

  5. Pingback: Raismave » Blog Archive » Diario de un estudiante

  6. wanout says:

    Superbueno! Me he sentido totalmente identificada. No hay nada peor que irte a una biblioteca a estudiar… No hay nada peor que tener que estudiar!

Comments are closed.