Las redes P2P sin ánimo de lucro son legales

Esa es mi conclusión, después de la proeza de Jorge Cortell.

Jorge ha escrito varias entradas estos días, la última llamada “El precio de la verdad“, a raiz de su reciente conferencía en una cafetería (si, en una cafetería, los “iluminados” de la Universidad le negaron salas…).

Jorge, como tú dices, si los medios de comunicación hacen oidos sordos, “nosotros” estamos aquí y estaremos en Valencia para apoyarte, ¡ánimo y adelante!.

Pues esa no es la sociedad en la que quiero vivir. Ese no es el país del que quiero ser ciudadano. Ni ese es el sistema que me ha de representar. Todos somos culpables de haber dejado que el consumismo y la comodidad nos atenace y haga de nosotros meros consumidores, meros votantes (de una vez cada cuatro años). Pero ya está bien de aceptar el orden establecido, si ese “orden” atenta contra los intereses comunes (permitiendo un sistema de patentes de software que acabará con la posibilidad de liberarse de la dependencia de multinacionales y atentará contra nuestros propios intereses económicos, un sistema de patentes sobre genes que harán que paguemos por sembrar la tierra, o por tener descendencia, un sistema de control sobre los datos y actividades ciudadanas, y sus comunicaciones, que ahogarán la libre asociación, la libertad de expresión y de prensa, y forzarán un pensamiento único a base de concentración de medios y de la reducción del nivel del mensaje excusándose en unas “fórmulas más comerciales”, permitiendo la degradación del medio ambiente, el cada vez menos equitativo reparto de la riqueza … y mucho más. Y ya está ocurriendo). No lo podemos permitir. Y nadie va a luchar por nosotros. Despertad: papá Estado otorga una “protección” basada en servicios que pagamos todos con nuestros impuestos. No le debemos nada. NADA, si no es capaz de velar por los intereses comunes. Sólo nos tenemos a nosotros mismos para velar por nosotros. Pero NO por nuestros propios intereses, sino por el interés DE TODOS. No como país, no como comunidad, no como grupo de interés … sino como Especie. La Especie Humana. Y para eso hace falta valentía. Hace falta humildad. Hace falta sinceridad.

Pero cuanta razón tiene, de pocas maneras se puede expresar tan clara y sinceramente.
La cultura, como tal no debe tener propietario, la cultura es un bien de la humanidad, y es precisamente lo que nos hace distinguirnos, lo que nos hace más inteligentes, si ponemos esa cultura, ese poder de lo humano en manos de 4 empresas, el significado base, la distribución, la enseñanza, los derechos de las obras de libre distribución, las contribuciones como la Wikipedia y mil cosas más ¿de qué servirán?

Bravo Jorge, bravo. Ahora quieran o no nos van a tener que escuchar.

This entry was posted in Blog, Internet, Personal, Política, Software libre. Bookmark the permalink.