Bloody Sunday

Cartel de la película

Ficha:

Dirección y guión: Paul Greengrass.
Países: Irlanda y Reino Unido.
Año: 2002.
Duración: 107 min.
Interpretación: James Nesbitt (Ivan Cooper), Tim Pigott-Smith (General Ford), Nicholas Farrell (Brigada Maclellan), Gerard McSorley (Lagan), Kathy Keira Clarke (Frances Cooper), Allan Gildea (Kevin McCorry), Gerard Crossan (Eamonn McCann), Mary Moulds (Bernadette Devlin), Declan Duddy (Gerry Donaghy).
Producción: Mark Redhead.
Música: Dominic Muldoon.
Fotografía: Ivan Strasburg.
Montaje: Clare Douglas.
Diseño de producción: John Paul Kelly.
Dirección artística: Padraig O’Neill.
Vestuario: Dinah Collin.
Estreno en USA: 25 Octubre 2002.
Estreno en España: 21 Febrero 2003.

Análisis y crítica personal:

Una vez más, la gran pantalla retrata un momento histórico, en este caso de la historía de Irlanda, de su independencia, del IRA, del ejercito inglés, y de un momento, que sin dudarlo mucho fue el desencadenante de una guerra civil.

Mirando un poco atras, recordamos que entrados en la segunda década de los 90, Irlanda se independizará, exceptuando 6 condados del Ulster (perteneciente a Irlanda) que decidirán continuar dependiendo de la corona británica, con ello unos años más tarde, en 1925 se fijará una frontera, y como la mayor parte de la población de Irlanda del Norte es de carácter protestante lo interpretaron como “fastidio” por parte de los ingleses.

Pasan los años y en 1948, el estado libre, se convierte en República, mientras que los británicos ratifican a Irlanda del norte como parte integrante de su pais. 7 años después y tras años de diplomacia inservible, algunos comandos del IRA (Irish Republican Army) es decir el Ejercito Republicano Irlandés (ilegal bajo el mando británico) comenzará una oleada de atentados para conseguir la unificación de las 2 irlandas.

A partir de 1965, la Iglesía Católica de Irlanda del Norte emprende una campaña a favor de los derechos civiles de los protestantes, desde ese momento se producirán atentados, asesinatos, y disturbios continuos en diferentes puntos geográficos del entorno.

En el 69, a punto de entrar en la década de los 70, Gran Bretaña envía a sus tropas a controlar Irlanda del Norte, lo que provocará enfrentamientos más arduos aun si cabe, y la unión de más jóvenes al IRA.

Llegamos a 1972, a Stormont un pueblo cercano a Belfast, donde trascurre la película que os relato “Bloody Sunday” (Domingo sangriento). Aunque la interpretación se lleva a cabo mediante actores y actrices desconocidas a nuestros ojos (la mayoría trabajan en series de televisión, programas, etc..), la actuaciín de algunos como James Nesbitt me ha parecido espléndida, el joven Dubby deja algo que desear en la suya, por ejemplo. La película se centra en 4 personajes principalmente, a destacar: Ivan Cooper (James Nesbitt) líder de los defensores de los derechos civiles, un hombre cargado de idealismo, dialogador y pacífico hasta el extremo. Gerry Donaghy (Declan Duddy), un joven rebelde católico de 17 años, que quiere casarse con una protestante. Patrick McLellan (interpretado por Nicolas Farrell), el superior de mayor rango encargado de frenar los disturbios de la manifestación, y el último un joven operador de radio, en el destacamento de paracaidistas.

La película tiene una fotografía muy cuidada, y causa un impacto tanto visual como emocional muy fuerte, con escenas muy duras, prescindiendo de imágenes viscerales. El montaje está en su mayoría realizado a base de cambios de plano utilizando la técnica de fusión en negro para saltar de plano, y en este caso de escena, creando de esta manera un cierta sensación de intriga, que se va conviertiendo en angustía con el paso del tiempo. No duda tampoco en pasar a un “hand to hand” (cámara “a mano”) de cámara en escenas de revueltas, y barridos rápidos en los escenarios de los altercados, durante la manifestación y las persecuciones.

La historía narrada es verídica y simple, Ivan Cooper, organiza una manifestación por los derechos civiles de la población, a nivel local, la cual pone de acuerdo a muchos sectores de la población para marchar en una protesta pacífica. Incluso el IRA parece no querer jugar sucio en este movimiento de los civiles.

Por su parte, los inglesés arriban con ordenes muy claras “demostrar e imponer si es necesario la autoridad pertinente”, y vienen con los ánimos caldeados, de recibir en los ultimos meses encerronas, ataques de guerrilla y algunas asesinatos por parte del IRA a sus tropas.

La parte central de la producción se centra en el desfile de la manifestación hacía el punto concretado, la masa social continuamente vigilada y controlada por diversos destacamentos del ejercito de la Reina, en su desarrollo algunos manifestantes se desvian hacía el Ayuntamiento donde se iniciarán pequeños enfrentamientos con los soldados, que acabarán en tragedia.

Un final no más triste y duro que la realidad, con un mensaje y una moraleja muy clara, ese día no fue el de la creación del IRA (ya venía, como hemos contado de mucho antes), ni el comienzo de la violencía en Irlanda, ni el comienzo de nada. Ese día se convierte en el desencadenante del odio, la represión, la ira (y del IRA, como grupo guerrillero).

Bueno, pues espero que os guste, ¡ah!, se me olvidaba, desde aqui podeis bajarosla con vuestro eMule.

Más datos en: La Butaca, en la productora (inglés) y en IMDB (inglés).

Y ya para terminar confesaré que junto con el cine y la fotografía, los carteles de cine son una mezcla perfecta de los dos anteriores con otra de mis debilidades, la publicidad, y aunque desgracidamente los carteles de cine actuales no tiene ni un tercio de calidad visual que los de las películas “mitico-clásicas”, de vez en cuándo aparecen algunos ejemplares, es el caso del cartel para el festival de Berlín 2002 (y otros) de Bloody Sunday. Una maravilla.

This entry was posted in Cine, Fotografía. Bookmark the permalink.

One Response to Bloody Sunday

  1. Naír says:

    Yo vi esta peli antes de que la estrenasen en un festival de cine de Santiago llamado Cineuropa, en versión original. Impactante y verídica, por lo que sé. Lo trata todo en modo documental y sin música hasta los títulos de crédito. Se me puso la piel de gallina en varios momentos :P

Comments are closed.